martes, 10 de diciembre de 2019

El tráfico de influencia,corrupción, el mal del siglo XXI





Las noticias de corrupción ya no son virales. De hecho, ya ni nos sorprenden. El los últimos años han habido tantos casos que se ha convertido en algo normal... Sin embargo es un mal que azota a nuestra sociedad fuertemente y en silencio. Por eso es importante conocer nuestros derechos y saber bien lo que están haciendo con nuestros votos y dinero.

Empecemos con el término que nos suena tan mal, tráfico de influencias, está regulado en el Titulo XIX del Código Penal, art 428 a 131. Vamos a poner un símil. 

Pensar en la palabra  narcotráfico. Esta actividad, mal vista en nuestra sociedad, consiste básicamente en alguien que produce y quiere vender un servicio / producto (ilícito) a otra persona que tenga los medios y el dinero para usarlo. Al final, habrá un intercambio entre la persona que vende el producto y la persona que lo necesite. Es decir se produce un tráfico...lo mismo ocurre con la expresión tráfico de influencia.

En este caso, las empresas o entidades privadas actúan en alguna área y desean vender sus productos; El gobierno tiene los medios, la necesidad de obtener ciertos productos y el dinero para comprarlos.
Cuando una persona que representa a una empresa privada aprovecha su probable posición prestigiosa para persuadir a un funcionario público de que le otorgue ventajas o beneficios, está cometiendo un delito. Al igual que cuando usa sus conexiones con personas de alto rango en el gobierno para obtener esos mismos favores, pagos o ventajas.


¿QUÉ CARACTERIZA EL TRÁFICO DE INFLUENCIA?


En el delito de tráfico de influencias, el agente privado ni siquiera necesita haber obtenido una ventaja real para su empresa. Es suficiente que implique la intención de obtenerlo a través de la influencia ante un agente público. Se llama delito formal: es suficiente que el criminal haya actuado de cierta manera para que el delito ocurra, independientemente de si logró o no el resultado que buscaba.

Se puede hacer un paralelo con el asesinato: cuando una persona intenta matar a otra pero falla, el crimen se convierte en otro: intento de asesinato. Esto se debe a que el asesinato es un delito material: es necesario que se obtenga un resultado para considerar que el delito existió. Entonces...

¿Es ilegal el Lobby?


En todo el mundo, la relación de las grandes corporaciones, empresas y organizaciones privadas con el gobierno se rige por influencias positivas y negativas. Los lobbys son grupos profesionales de personas que representan los intereses de entidades privadas y median esta relación con otras compañías, corporaciones, partidos políticos e incluso con el poder público.

El lobby se entiende como una actividad de ejercer presión sobre algún poder político para tomar decisiones en nombre de las personas que representan tales cabilderos. Por lo tanto, la impresión es que el lobby es la práctica exacta del tráfico de influencias, pero no hay nada en esta ley que incluya el cabildeo como parte de este delito. En los Estados Unidos, inclusive, es una actividad regulada y común en el Congreso Nacional.Entonces...¿es LOBBY una forma de tráfico de influencia? Existen argumentos en contra y a favor en todo el mundo.

CORRUPCIÓN Y CORRUPCIÓN 

¡Hablemos ahora de corrupción! Esta es ciertamente una de las primeras ideas que vienen a la mente de todos cuando se trata de política. Esto se debe a que la historia de la política institucional española más reciente ha estado marcada por numerosos escándalos. Pero....¿Que es la corrupción?

En un sentido amplio, la corrupción puede definirse como el acto o efecto de corromperse a sí mismo, ofreciendo algo para ganar ventaja en la negociación donde una persona es favorecida y otra es perjudicada. La corrupción política, en particular, es definida por como "el uso del poder público para beneficio privado, promoción o prestigio, en beneficio de un grupo o clase, de una manera que constituye una violación de la ley o las normas de alta conducta moral. "

Lamentablemente en España existen varios casos y tramas de corrupción más que escandalosas. Por ejemplo el caso Púnica donde se cobraron comisiones a cambio de adjudicaciones en ayuntamientos de Madrid o Valencia. ¡Señores la política en nuestro país se malvende!. Igual que el caso Gürtel...Pero....¿Pero tenemos la culpa también nosotros?¿Nuestra sociedad?

Las pequeñas corrupciones diarias 

La corrupción política en nuestro país es enorme y muy grave, no es ningún secreto para nadie. ¿Pero los ciudadanos tenemos algo que ver con eso? Últimamente solo hablamos de  corrupción. Ya sea en revistas, noticias de televisión, redes sociales y breves conversaciones en ascensor, la palabra corrupción llama la atención y puede dar las respuestas más variadas. Podemos definir el término como actitudes que apuntan a obtener ventaja en la negociación donde se favorece a una persona y se perjudica a otra.

La indignación y la revuelta de las personas son justificables, después de todo, a nadie le gusta sentirse robado y engañado. Sin embargo, si miramos la definición de corrupción, no es difícil darse cuenta de que estas actitudes son más comunes en nuestra vida diaria de lo que podemos imaginar. Llamadas "corrupciones menores", son más sutiles, simples y desafortunadamente más aceptables para la mayoría. Es el famoso "camino brasileño". ¿Por qué sabemos condenar tan bien la corrupción de otros, pero no la nuestra?


 Si nos detenemos a pensar en los momentos en que aprovechamos una situación, nos daremos cuenta de que en todas estas situaciones inventamos una excusa para justificar el error. Y son muchos, ¿verdad? Por ejemplo cuando pirateamos, falsificamos firmas, o simplemente estacionamos en zonas prohibidas, cuando robamos la wifi de una persona... En general, creemos que estos actos no marcan una gran diferencia en la vida cotidiana, porque "es normal, todos lo hacen". Sin embargo, según la investigación que presentamos, vemos que, al contrario de lo que imaginamos, el daño puede ser enorme.

Nuestras actitudes tienen efectos en la sociedad: los que nos rodean bien pueden resonar con nuestras acciones. El resultado de esto puede ser un enorme círculo vicioso.

La corrupción a gran escala, ya sea por parte de funcionarios públicos o grandes corporaciones, de alguna manera encuentra su legitimidad. Si hay una cultura que revela delitos menores, la sociedad se vuelve propicia para la corrupción. Es de este entorno de donde provienen las personas que están y estarán en el poder. Por lo tanto, al reproducir estos comportamientos, estamos difundiendo esta forma de actuar y sentando las bases para una estructura completa que produce y facilita la ocurrencia de corrupción a mayor escala. Por supuesto, estamos tratando con enormes cantidades de dinero, pero para aquellos en los rangos más altos, el beneficio que obtenemos de nuestras actitudes diarias puede ser, en otras proporciones, equivalente al beneficio que obtienen.




No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?