martes, 12 de noviembre de 2019

Qué significo el gobierno de Napoléon en Europa


Napoleón Bonaparte fue un emperador francés que se unió al movimiento de la Ilustración. Fue el emperador general más temido de su tiempo. Con sus batallas, dominó casi toda Europa. Pero ara entender más a este pequeño y gran hombre a la vez  (Napoleón mide 1,68 metros) profundicemos también en la historia de Europa entre los siglos XVIII y XIX.  Es crucial para entender el gobierno de Napoleón en Europa.

El imperio Napoleónico


Napoleón tuvo una carrera prometedora en el ejército francés. A los 27 años ya era general. Fue reconocido por su gran habilidad estratégica, su espíritu de liderazgo y su talento para persuadir a sus tropas de continuar la lucha. Estas características resultaron en numerosas victorias en batallas posteriores.

La carrera napoleónica

El imperio napoleónico comenzó en 1799. Francia pasó por procesos revolucionarios también durante el gobierno de Napoleón. Como sabemos, Napoleón con parte de la burguesía luchó contra el "Golpe Bruma 18". El gobernante del Directorio fue derrocado y Napoleón tomó el poder. Un nuevo período comenzaba en Francia y aún no se tenía conciencia del significado del gobierno de Napoleón en Europa.

El gobierno del Consulado se instituyó poco después de la caída del Directorio. Con carácter republicano y militar, el poder ejecutivo estaba dominado por dos cónsules más el general. La burguesía aún tenía el poder del país. Este período fue fuertemente reprimido por la prensa y los cuerpos de oposición. Durante este período, Napoleón (que pronto fue elegido Primer Cónsul de la República) creó el Banco de Francia, la preparación del concordato entre la Iglesia Católica y el Estado, el Código Napoleónico y la reorganización de la educación y la formación de los ciudadanos franceses. Estas medidas acercaron a Napoleón a la élite del país y sentó las bases del imperio Napoleónico.
El gobierno del Imperio Napoleónico comenzó con la aprobación de un plebiscito en 1804. Con casi el 60% de los votos, el régimen monárquico se restableció en Francia y Napoleón tomó el trono. Este período está marcado por la excelente formación del ejército francés y la gran cantidad de batallas promovidas por el emperador. El mayor enemigo de Francia en ese momento era Inglaterra.

La rivalidad de Francia y Inglaterra



Inglaterra se opuso a la expansión de Francia, y para combatirla se unió con Austria, Rusia y Prusia. Mientras que Francia tenía el mejor ejército, Inglaterra era dueña de la mejor flota naval. La lucha entre los dos países no solo fue bélica, sino también económica. Napoleón estableció el bloqueo continental, que obligó a los países de Europa a cerrar sus puertos para comerciar con Inglaterra. Esto debilitó a los ingleses y provocó una crisis industrial. Cualquiera que se opusiera a las órdenes de Napoleón tenía que enfrentarse a su ejército. En ese momento, Inglaterra era el mayor socio comercial de Portugal. El rey de Portugal, Dom Joao VI, se vio atrapado entre obedecer a Napoleón y evitar conflictos o continuar la asociación con Inglaterra. Sofocado, el rey hizo rodar al general francés al máximo hasta que decidió correr a Brasil cuando Portugal ya estaba siendo invadido por los franceses.

Rusia tampoco cumplió con las órdenes que el gobierno de Napoleón quería imponer. Los hombres del general francés marcharon hacia el país, pero perdieron en el gigantesco territorio ruso y su duro invierno. Además, Napoleón dejó la batalla para regresar rápidamente a Francia. Hubo conspiraciones contra él en el país y necesitaba ordenar su imperio. Después de estos hechos, tuvo lugar la lucha de coalición de Europa contra Francia. El emperador tuvo que abdicar del trono y ver como el imperio Napoleónico llegaba a su fin.

El destierro



Después de la derrota, Napoleón fue exiliado a Elba. Al año siguiente huyó de la prisión. Junto con un ejército, el general invadió Francia y recuperó el poder, es decir el gobierno de Napoléon continuo. Pronto comenzó a atacar a Bélgica, pero fue derrotado. Por esta razón, Napoleón fue arrestado y exiliado por segunda vez en 1815. El general murió en 1821 durante el exilio. Se desconoce la causa exacta de la muerte. La principal sospecha es envenenamiento.


La Era Napoleónica comprendió el período de la llegada de Napoleón Bonaparte al poder en el Consulado en 1799, y terminó con su derrota en la Batalla de Waterloo y su exilio en la Isla de Santa Elena en 1815. Dos características principales pueden destacarse en este período de la historia del gobierno del Napoleón: la consolidación de las instituciones burguesas en los Estados nacionales y la expansión del Imperio napoleónico a otros lugares de Europa, lo que representa una amenaza para el Antiguo Régimen Absolutista del continente.

Resumen de las tres etapas

El Gobierno de Napoleón se puede dividir en 3 partes: Consulado (1799-1804), Imperio (1804-1814) y Gobierno de Cien Días (1815).

El ascenso de Napoleón al poder tuvo lugar en medio de la crisis en el Directorio (1795-1799), con conspiraciones tanto a la izquierda, a la Conspiración de los Iguales, como a la derecha, con las acciones de los realistas. El prestigio obtenido de las campañas militares externas del ejército francés en general, y de Bonaparte en particular, colocó a Napoleón como garante del orden interno de Francia.El golpe contra el Directorio 18 de Brumaire (9 de noviembre de 1799) representó la reacción de los girondinos, con Bonaparte liderando la trama.

Con el golpe, comenzó el período del Consulado (1799-1804). En él, Napoleón Bonaparte se convirtió en uno de los tres cónsules, junto con el abad Sieyès y Roger Ducos. Pero debido a que fue el primer cónsul, fue Napoleón quien centralizó el poder ejecutivo, especialmente con el refuerzo del poder otorgado por la Constitución del Año X (1802). Internamente, el objetivo era reorganizar la economía, la sociedad francesa y las nuevas instituciones de la burguesía, creando estabilidad en el país. A nivel económico, una de las principales medidas fue la creación del Banco de Francia controlado por el Estado, que creó el estándar monetario del franco, al tiempo que proporcionaba financiación para la industria y la agricultura francesas. La creación de este banco central también permitió el control inflacionario a el gobierno de Napoleón.

El gobierno de Napoleón


En el ámbito de la organización social, la principal institución burguesa creada por Bonaparte fue el Código Civil Napoleónico, en 1804, que sirvió como parámetro para varios códigos civiles nacionales posteriores. Inspirado por la ley romana, garantizó varios principios queridos por la burguesía liberal, como la libertad individual, la libertad de trabajo, la libertad de conciencia, el estado laico, la igualdad ante la ley y el derecho a la propiedad privada. Pero el código no garantiza los derechos al trabajo asalariado, prohíbe las huelgas y las organizaciones de trabajadores, y restablece la esclavitud en las colonias.

Bonaparte también emprendió una reforma educativa, con la creación de escuelas secundarias, que garantizaban la formación de parte del servicio civil y oficiales del ejército, así como cursos de educación superior, como escuelas de derecho, política y técnica naval. En la relación con la Iglesia Católica, se hizo un concordato con el Papa Pío VII, pacificando esta relación y manteniendo a la iglesia sujeta al Estado francés. Se llevaron a cabo numerosas obras públicas, asegurando las condiciones de infraestructura del país y también consolidando el apoyo brindado a Napoleón por la población.

Con este apoyo, Napoleón logró la vitalidad del poder con la Constitución del Año XII, convirtiéndose en emperador de Francia. Sin embargo, el período del Imperio (1804-1815) no puede equipararse a las monarquías del Antiguo Régimen. El Imperio Napoleónico fue la consolidación de las instituciones de poder de la burguesía, no de la nobleza, y también fue una acción para expandir la forma de organización social burguesa.

La expansión del Imperio Napoleónico

La expansión del Imperio Napoleónico causó una enorme fricción con otros países europeos, casi todos los representantes del Antiguo Régimen. Se hicieron numerosas coaliciones para detener la expansión territorial francesa. Y el miedo se explicaba por la velocidad con que el gobierno de Napoléon lograron sus conquistas.

A pesar de la derrota naval de Trafalgar en 1805 ante los ingleses, los franceses lograron derrotar a los austriacos, prusianos, así como el entierro del Sacro Imperio Romano, y en su lugar constituyeron la Confederación del Rin. Parte del norte de Italia ya había sido conquistada en 1801. Los territorios de Bélgica, los Países Bajos, España y otros estados alemanes estaban controlados directamente por el Imperio de Napoleón o sus familiares, o incluso administrados bajo un sistema de protectorado. . Esta expansión del gobierno de Napoléon condujo a la difusión de los principios liberales franceses en el continente.

En 1806, Napoleón declaró el bloqueo continental contra Inglaterra, con el objetivo de debilitar económicamente el reino británico al evitar la exportación de productos industrializados a otros países europeos y también el envío de materias primas de los países continentales a la isla. Esta medida fue inicialmente exitosa pero allanó el camino para el colapso napoleónico. Inglaterra ha encontrado nuevos mercados para sus productos, principalmente en Estados Unidos. Pero Francia no pudo suministrar la oferta británica.

El bloqueo del gobierno de Napoleón también creó reacciones nacionalistas de las poblaciones de los países invadidos, como la Península Ibérica y Rusia. La campaña militar en este último país representó una de las peores derrotas de Napoleón.

El final del imperio Napoleónico


A pesar de los más de 600,000,000 de hombres enviados, las tácticas de tierra arrasada utilizadas por los rusos (ciudades en llamas y cultivos) y el frío intenso de 1812 fueron decisivos para la derrota francesa. Alrededor de 100,000 hombres regresaron de Rusia, mostrando la desmoralización del ejército napoleónico.En 1813, Napoleón fue derrotado en la Batalla de las Naciones en Leipzig por la Sexta Coalición de Prusia, Inglaterra, Rusia y Austria. Al año siguiente, los Aliados entraron en París y obligaron a Napoleón a firmar el Tratado de Fontainebleau, que lo exilió en la Isla de Elba en el Mediterráneo, perdiendo sus derechos al trono francés y recibiendo una pensión anual de dos millones de francos.

Al terminar el gobierno de Napoleón la  dinastía borbónica fue restaurada con el ascenso al trono de Luis XVIII. Pero en marzo de 1815, Napoleón volvió a desembarcar en Francia con más de mil soldados. Fue recibido con celebración por los miembros del ejército y la población. Luis XVIII huyó a Bélgica, y Bonaparte retomó el trono por Cien días. Sin embargo, el intento de atacar a una nueva coalición de aliados no tuvo éxito. En la batalla de Waterloo, Napoleón fue derrotado por el duque de Wellington. Con su derrota, Napoleón fue exiliado a la isla de Santa Elena en la costa africana, donde murió en 1821.

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?