sábado, 19 de octubre de 2019

Una historia de terror nazi en imágenes reales, el fotografo de Mauthausen

Hace apenas unos 70 años de la liberación de los prisioneros del campo de concentración de Mauthausen en Austria por soldados estadounidenses. Hoy en día podemos afirmar que es una historia de terror nazi real debido a que está bien documentada gracias a la proeza del fotógrafo español Francisco Boix. 

Hoy por hoy, podemos tener una idea de la escena que tuvieron que encontrar aquellos soldados... montañas de cadáveres y sobrevivientes con figuras tan esqueléticas que apenas se diferenciaban de los muertos.

¿Hasta donde llegó la barbarie? Como se puede observar en las fotografías, aquellos brutales verdugos, no tenían ningún pudor en ocultar lo que estaba haciendo, incluso hicieron miles de fotos que dejaron un registro único y terrible.

campo de Mauthausen

Francisco Boix

Entre los sobrevivientes se encontraba Francisco Boix: un fotógrafo español, militante del Partido Comunista en España. Fue prisionero en Mauthausen, desde enero de 1941 a mayo de 1945. Boix robó una serie de fotografías de las SS con la ayuda de otros prisioneros. Ahora se dispone se imágenes escalofriantes de Mauthausen y por lo tanto ya nadie puede negar las atrocidades que realizaban los nazis. 



 Boix, conocido como el fotógrafo de Mauthausen, fue capaz de arriesgar su status privilegiado y robar alrededor de 20,000 fotografías donde también se hallaban la que el mismo realizo.

Los republicanos en Mauthasen 


En 1941, miles de republicanos llegaron al campo de concentración. De hecho, tres años después de la inauguración del campo principal del complejo de Mauthausen en 39, aproximadamente el 60% de los prisioneros eran republicanos españoles. .En 1940, después de que acabara la Guerra Civil Española con el triunfo de Franco y cuando Alemania conquistó Francia, unos 30,000 de personas fueron enviados a campos de concentración por a su afiliación política antifascista o comunista. Fueron los llamados"españoles rojos".

En Mauthausen, se forjó una importante organización clandestina internacional durante cuatro años, salvando cientos de vidas y liberando el campo antes de que llegaran las tropas.

¿Porque son tan importantes las fotografías de Mauthausen?

Desde siempre la relación entre memoria e historia ha suscitado intensos debates. En España, la controversia se centra en la represión de la guerra civil y la posguerra. Y no solo ha sido una discusión teórica o académica sino también teórica como lo demuestran las disposiciones políticas adoptadas bajo el gobierno de Zapatero y los diversos movimientos ciudadanos que reclaman la exhumación de tumbas comunes.

Gracias a la existencia de esas fotografías podemos tener constancia del horror del campo de concentración donde la mayoría de los españoles que habían cruzado los Pirineos después de la guerra civil terminaron muriendo (y en un porcentaje muy alto). Esas imágenes nos muestran una realidad difícil de olvidar, y que difícilmente pueden utilizarse para realizar diferentes interpretaciones.  Se puede ver el horror puro, cuerpos muertos apilados para la incineración, personas vivas esqueléticas.

Pero lo más importante de estas fotografías es conocer que existió una organización clandestina en el campo llevada a cabo por los comunistas españoles. En Mauthausen, se forjó una importante organización clandestina internacional durante cuatro años, salvando cientos de vidas y liberando el campo antes de que llegaran las tropas. Esta hazaña, desconocida para la gran mayoría, fue realizada en las condiciones más duras imaginables, está llena de apodos españoles.

los verdugos de Mauthausen


La organización clandestina de Mauthausen



La organización comenzó a tomar forma el 22 de junio de 1941.  Esa noche, la gerencia decidió desinfectar el campamento y concentró a todos los prisioneros, desnudos al frío, en los garajes. Allí, los miembros del Partido Comunista de España decidieron organizarse, elegir a ocho de ellos para el liderazgo y tratar de extender la organización a otros compatriotas. El germen del Comité Internacional de Mauthausen se había formado. El objetivo principal era mantener la moral y los principios en medio de la barbarie.

 Era necesario tener una voluntad inquebrantable de lucha y esperanza, luchar contra la depravación y la corrupción, evitando jugar al juego de las SS en detrimento de otros presos políticos; Se buscaba la forma de fortalecer la total solidaridad en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia; hacer todo lo posible para evitar que roben nuestra escasa comida; tratar de introducir españoles de confianza en los lugares de trabajo donde existe la posibilidad de ayudar a otros y, en la medida de lo posible, también en cuartos; Obtener información y examinar el comportamiento de los SS, confrontarlos y predecir sus reacciones; establecer contacto con los deportados políticos de otras nacionalidades. 

Se entregaban alimentos suplementarios a los más débiles y se trataba de ahorrarles las tareas más difíciles, conseguir trabajos que permitieran la movilidad dentro del campamento, esconder a los enfermos del exterminio o realizar actos menores de sabotaje. Como romper herramientas para "reducir su producción destruyendo parte, una pequeña parte, es cierto, del potencial de guerra del III Reich".

Poco a poco, la organización se está ampliando con la llegada, desde principios de 1942, de presos políticos de todos los países europeos, algunos de ellos excombatientes de las Brigadas Internacionales. La organización está introduciendo con éxito camaradas de confianza en las oficinas de cocina, limpieza, sala o administración. La telaraña se estaba tejiendo. En la segunda mitad del año 1942, en medio de la matanza y la tortura, las noticias de la resistencia soviética y la posterior derrota de los nazis en Stalingrado fortalecieron la confianza en la victoria de quienes habían creído en ella, cuando no había un rayo de esperanza.


La película del fotógrafo de Mauthausen


El fotógrafo de Mauthausen es una película basada en hechos reales protagonizada por el actor español Mario Casas (actor de Palmeras en La Nieve, otra película con una trama sorprendente). La historia es violenta y se muestra sin suavidad cada uno de los detalles.  Boix, el prisioneros catalán trabaja como fotógrafo, gracias a  sus habilidades con la cámara consigue un status especial dentro del campo. Además puede tomar fotografías que quedaran como registros históricos de aquellas atrocidades. Con la ayuda de algunos prisioneros, comienzan a ocultar los negativos, pero cada vez que dan un paso adelante, sucede algo que les hace retroceder.

Es una historia que engancha desde el principio, está muy bien construida. La tensión nunca abandona al espectador. Y en las peores escenas te dan ganas de aparecer en pantalla y ayudar a los prisioneros. Tambien aparecen escneas reales del juicio nazi y fotografías reales en los créditos. 





No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?