miércoles, 15 de noviembre de 2017

La historia de la publicidad subliminal.

En los últimos tiempos se ha debatido largo y tendido sobre la existencia y la efectividad  de la publicidad subliminal como si se tratase de un mito o leyenda más. Pero lo cierto es que el concepto de publicidad subliminal a pesar que pueda sonar  a algo fantasioso o irreal, existe desde 1956 cuando James Vicary  introdujo en una película breves parpadeos imperceptibles donde colocó “bebe coca cola” o “tienes hambre? come palomitas”. 


Estas frases aparecían en un solo fotograma muy brevemente e imperceptible de manera directa para el espectador. Los resultados fueron muy sorprendentes ya que se incremento la venta casi en un 40%.Desde entonces hasta nuestros días, ha sido utilizada con la idea de manipular el subconsciente de muchas formas. Con todo también debemos mencionar que este primer experimento tiene las bases en un libro publicado en 1897 del departamento de psicología de la Universidad de Yale basados en la idea de que una persona podría ser capaz de convencer a otra mediante mensajes encubiertos. 
Ya durante los años 1970 la utilización de mensajes subliminales en publicidad fue cada vez mayor y frecuente ayudados en muchos casos con temas de aludían al sexo. De hecho marcas como la Coca-Cola o Pepsi han utilizado mensajes subliminales con ayuda de sexo como estrategia. También a partir de 1990, estos mensajes fueron utilizados de una manera más positiva como forma de auto ayuda para resolver problemas psicológicos como adicciones, traumas o como terapias para la mejora de individuo en general. Estos audios son en la actualidad muy utilizados ya que realmente se producen resultados reales y muy positivos.

Pero quizás donde realmente se centra el debate es si es verdaderamente es eficaz este sistema basado en la emisión de de un estimulo en un corto espacio de tiempo o una presentación disimulada del estimulo. Existe una gran proporción de expertos que niega que exista efectividad ya que creen que nuestros estímulos no son capaces de percibir mensajes subliminales, aunque también existen estudios avalados por resultados  muy interesantes que demuestran su efectividad como el experimento realizado con la bebida ”lipton ice” en Holanda. Un 80% de los participantes eligieron “lipton ice” aunque también mencionaron que aun así la mente tenía capacidad de  aceptar o rechazar el mensaje. 
Es decir cada persona tiene diferentes umbrales de percepción y todavía no han sido correctamente estudiados y clasificados. Además hay que contar que el efecto de los estímulos subliminales puede llegar a ser muy imprecisos para llegar a lo que realmente queremos estimular. Otra de las cuestiones importante que surgen es analizar si se trata de una técnica ilegal ya que cuestiona la libertad del individuo a la hora de elegir el producto que más le guste y no el que le imponga aunque sea de forma subconsciente e imperceptible. Por otro lado no podemos negar que existan hoy en día,  cada vez más dificultades de efectividad en la publicidad subliminal debido a la gran cantidad de anuncios a los el ser humano está expuesto. 

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?