jueves, 19 de noviembre de 2015

La historia peronal de Gaudí


Para muchos expertos hablar de Gaudí se resume simplemente en remitirse a la descripción de su dilatada obra, ofreciéndonos detalles infinitos y precisos de una arquitectura tan singular….Algo que no es en absoluto negativo pero sin duda deja muchos cabos sueltos necesarios para comprender el porqué de su obra y descifrar el mensaje oculto que dejo a la humanidad.




Sírvase este ensayo para acercarse a la profundidad de su personalidad y obra que puede comprenderse simplemente mencionado el famoso cuadro mágico ubicado en la Sagrada Familia también conocido como cuadro mágico de orden 4. Una forma muy original de subrayar la edad de la muerte de Cristo. Cuadro cuyas diagonales, filas, columnas, cuadros menores y vértices suman 33. Y es que la magia de la arquitectura de Gaudí se encuentra en las matemáticas, algo que lo emplea continuamente.  Por ejemplo se ha estudiado que todas las proporciones de los elementos constructivos que involucran a los divisores de 12 cuya explicación filosófica  es  la representación de los doce  apóstoles de Jesucristo. 

AntonioGaudí i Cornet  nace en Reus  en 1852 y  en Barcelona en junio de 1926 y en la actualidad se le conoce como el máximo representante del modernismo catalán. Aunque sin duda su vida no se puede resumir  en estos dos únicos acontecimientos. Un arquitecto con un sentido innato de la geometría, el volumen y por su capacidad imaginativa. Como bien decía Gaudí… “Los paraboloides, hiperboloides y helicoides, variando constantemente la incidencia de la luz, tiene la riqueza propia de los matices que hacen innecesaria la ornamentación y hasta el modelaje”. Tanto es así que prefería crear maquetas tridimensionales a simples planos arquitectónicos.  La trimensionalidad de sus maquetas de yeso, barro, tela metálica o cartón mojado le acompañaron toda la vida.


1. Célebre la frase del director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, Elies Rogent, en el momento de otorgarle el título en el año 1878, afirma: “Hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”

Hoy millones de personas visitan al año las obras de  Gaudí, intentando revivir las sensaciones que este gran genio. Sin duda Gaudí, abrió un nuevo estilo de arquitectura íntimamente ligada a los sentimientos del Espíritu que le ofrecía la misma Iglesia. Un estilo único con cierto sabor gótico como se puede observar en la catedral de Barcelona pero eligiendo una innovación de las formas y elementos como nunca antes se hubiera pensado en arquitectura. Algo tan profundo que solo cuya naturaleza solo se puede entender profundizando en su personalidad.

Se sabe que Antonio Plácido Guillermo Gaudí y Cornet nace un miércoles 25 de junio de 1852 en Tarragona. Aunque paso una infancia aquejado de algunas afecciones reumáticas que le obligaron  pasar periodos largos en el campo sin poder ir a la escuela, tiempo que aprovecho para pasar horas observando los animales, plantas y piedras. Esto hace quizás que tenga una personalidad algo retraída. No olvidemos que la obra de Gaudí es considerada como una arquitectura “orgánica”.  A los once años se matricula en las Escuelas Pías de Reus donde destaca por su un gran desarrollo intelectual. Unos cuatro años después en 1868, Gaudí se traslada a Barcelona para estudiar arquitectura, de hecho como sabemos esta ciudad será el escenario de exposición de sus obras. Durante sus estudios Gaudí que siempre demostraba un carácter acusado y alegre aunque no fue un estudiante destacado, obtuvo una sólida formación. Siendo sus materias preferentes la tecnología de materiales, artes aplicadas  a la construcción y dibujo1. La creación de Gaudí puede buscarse en libros medievales, arte gótico, ilustraciones de construcciones orientales y formas orgánicas de la naturaleza. Todo ello le llevo a crear una arquitectura basada en líneas curvas.

No hay que olvidar mencionar que Gaudí se sentía profundamente nacionalista y siguió siempre de cerca todos los eventos catalanistas del momento. De hecho ingreso en la “asociación Catalanista d´Excursiones Cientifiques”, un grupo que se dedicaba a visistar monumentos históricos de Cataluña. 


Podemos dividir la obra de Gaudí en cuatro etapas bien diferenciadas:

1º Etapa: 1878 a 1882, una etapa inicial caracterizada por el aspecto urbano y social de sus obras.

2º Etapa: 1882 hasta 1900. Una etapa centrada en el proyecto de la Sagrada Familia cuyo esfuerzo era conseguir superar cualquier estilo histórico hasta el momento y conseguir la realización de formas estructurales propias.  En esta etapa empieza a definirse el estilo gaudiniano donde empieza a utilizar libremente y con un carácter propio elementos del arte musulmán,  gótico y barroco.

3ºEtapa desde 1900 a 1917. Es la época más creativa e innovadora del arquitecto donde se encarga de la reforma de la Casa Batlló, la construcción del Parque Guell, la iglesia de la colonia Guell, la Casa Mila y las escuelas de la Sagrada Familia.

A partir de 1918 hasta su muerte el trabajo de Gaudí se centra en la realización del templo de la Sagrada Familia. Ya en 1910, Gaudí había conseguido tener un renombre, no hay que olvidar la buena acogida que tuvo la exposición que se realizó en ese año de la obra de Gaudí en el Grand Palais de Paris. Los últimos años de Gaudí fueron muy difíciles. Se dice que el viejo Gaudí se conformaba con poco y vestía de manera muy descuidada. De hecho el 7 de junio fue atropellado por un tranvía y los taxistas lo confundieron con un vagabundo. Gaudí muere el 12 de junio de 1926 a los 74 años de Edad y fue enterrado en la cripta de la Sagrada Familia donde llevaba trabajando casi los últimos 43 años de su vida.

La infancia de Gaudí  no fue de grandes comodidades materiales, tuvo que trabajar para costearse los estudios, hecho que le marcará cuando se convierte en un  arquitecto de éxito. Gaudí se convierte en un auténtico dandy que siempre va a la moda, en una época donde existía un elevado valor a la intelectualidad.  Por otro lado aunque contaba con un gran atractivo físico, buena planta, cabello rubio y ojos azules, nunca contrae matrimonio y el trabajo al que dedica sin descanso le hará descuidar su físico progresivamente.

Su pensamiento y estilo arquitectónico

Para conocer a Gaudí es importante hacer un esfuerzo para disgregar cada una de las facetas que comprende a figura de este genio y trabajador incansable. Gaudí era artesano, vigilante, inspector, geómetra,….un científico de la arquitectura.  El arte era una forma más de conocimiento para el como la ciencia y la religión solo que por vías diferentes.  Vamos a destacar algunas de las facetas y pensamientos más importantes del arquitecto:

El método científico de Gaudí. En la obra de Gaudí se desarrolla gracias a su método científico. Gaudí afirma… “la ciencia es análisis y  síntesis”.   Algo que le permitirá analizar desde la matemática y la geometría, su gran pasión, la arquitectura.   Para Gaudí cada uno de los elementos que conforman su obra debe integrarse al mismo tiempo. Una idea que desarrolla en esta afirmación: “Una línea es una síntesis, un superficie también y un volumen también….El volumen está comprendido por las superficies regladas que….abrazan todo el espacio infinito….Estas superficies que son la paraboloide, el hiperboloide y el helicoide tienen las tres la misma  estructura atómica es decir el tetraedro…que es la síntesis del espacio”.

Un arte racional.  Para Gaudí el arte debía ser racional porque lo hacia el hombre para el hombre por ello pensaba que cualquier estructura podría crearse. Las columnas en la obra de Gaudí parecen piernas en constante movimiento.  Un arte racional donde aparecen estructuras que se comportan como la naturaleza, el bosque, el árbol….etc. 

Importancia del símbolo junto a un espíritu de observación. Como se puede observar en su obra el espíritu del arquitecto reposa en elementos muy cercanos a su espíritu de observación como es la naturaleza, aves, gallinas, árboles, hojas, flores. Todo lo que observa en la naturaleza lo aplica en sus proyectos de arquitectura.

Pensamiento religioso. Curiosamente el pensamiento idealista socialista de la primera etapa evoluciona hacia posiciones mucho más conservadora y religiosa2. Todo un proceso de conversión progresivo que tuvo como punto de inflexión en la última Cuaresma después de haber adaptado el proyecto de la Sagrada Familia.

2. Como muy bien explica su amigo arquitecto César Martinell: “Gaudí sustituyó la filantropía laicista por la caridad cristiana”


 El mismo afirma…”Quien desee pintar a Cristo sólo tiene que un camino: vivir con Cristo”. Gaudí se convierte en un gran devoto de la Virgen María y rezaba diariamente el Rosario.  Algo que llega a su cenit cuando en 1915 después  de sufrir una serie de desgraciadas muertes familiares y de amigos decide dedicarse por completo al proyecto de la Sagrada Familia. Como sabemos más adelante Gaudí se traslada a un estudio ubicado en la Sagrada Familia para dedicarse las 24 horas al proyecto. Ahora lleva un modo de vida muy parecido a la de un ermitaño, ropa y comida muy austeras. Tiene como costumbre asistir diariamente a la Iglesia de San Felipe Neri para orar y confesarse.

No podemos negar que la figura de Antonio Gaudí no sea una de las más reconocidas en la generación de artista del tránsito del siglo XIX al XX, identificado con la modernidad y el creador de un estilo único. Para muchos Gaudí es considerado como el maestro del modernismo catalán y un intérprete apasionado de la tradición, naturaleza y espiritualidad  gracias al universo infinito de sus innovaciones. De hecho a día de hoy se considera el mejor arquitecto español desde Juan de Villanueva.

Gracias a los proyectos innovadores de Gaudí, Barcelona es considerada una de las ciudades europeas que más ha impulsado la renovación del lenguaje arquitectónico. Por otro lado reflexionar sobre la obra de este apasionante autor es hacer un viaje a los entramados conceptos ideológicos, experiencias y formas de entender el espacio y la luz que no tiene desperdicio. Y es que más allá de la genialidad de su obra, la configuración magistral del especio, la geometría de sus formas, las estructuras innovadoras y demás métodos desarrollados, se encuentra la figura de un hombre que quería dejar un mensaje fascinante a la humanidad, cargada eso sí de una peculiar visión de la arquitectura y de entender la vida.   Sin duda Gaudí dejo las puertas abiertas para una  experimentación posterior, aunque difícilmente podrá superarse la genialidad del maestro.


No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?