lunes, 5 de agosto de 2013

Resumen MERCADO AZTECA. Introducción Mediante la pintura de Diego de Rivera podemos acercarnos al significado del mercado Azteca. Pero existen distintos testimonios que a través de los ojos de cronista nos trasladan a aquellos mercados indígenas como en la segunda carta de Relación de Hernán Cortés1 que vamos a analizar. Aunque también debería mencionar nombres como Bernal Díaz de Castillo2, Diego Durán3 y fray Bernandino de Sahagún4 entre otros. Sabemos y hemos mencionado en más de una ocasión que originariamente la población de México-Tenochtitlán cubría sus necesidades con la caza, recolección y pesca pero debían resolver las necesidades de habitación y vestido ante la ausencia de piedra, madera y otros materiales para la edificación lo que movió a los aztecas a buscar un contacto de tipo comercial con los pobladores de tierra firme. El comercio se realizaba entre México-Tenochtitlán y el golfo de México o el océano Pacífico. Los pochtecas (quienes constituían una clase especial) organizaban y dirigían las caravanas de cargadores de la ciudad a las costas. vendían los productos manufacturados por los artesanos como telas, mantas de piel de conejo, vestidos de lujo, joyas de oro, orejeras e obsidiana y de cobre, cuchillos de obsidiana, tintura de cochinilla, hierbas medicinales o para hacer perfumes. Como intercambio traían artículos exóticos como el chalchihuitl (jade verde y transparente), esmeraldas, plumas de quetzal, caracoles marinos, conchas de tortuga, pieles de jaguar y de puma, ámbar, plumas de papagayo y de otras aves. Su comercio consistía, entonces, en la exportación de objetos manufacturados a cambio de artículos de lujo, pero el volumen de estos artículos era mínimo comparado con lo que se obtenía gracias al tributo que recibían los mexicas de las poblaciones que tenían sometidas y que se localizaban en un amplio territorio. A medida que México-Tenochtitlan fue evolucionando como ciudad sus Transacciones comerciales se hicieron más complejas. El grupo de los comerciantes o pochtecas comenzó a adquirir gran poder, ya que no solamente se dedicaban a comprar y vender artículos sino que también llevaban a cabo diversas formas de contratos y préstamos. Por otra parte, no eran los únicos que asistían al mercado. Una gran variedad de comerciantes lo poblaba y los objetos tenían señalados lugares fijos que no podían variar 1. Las Cartas de relación escritas por Hernán Cortés, fueron dirigidas al emperador Carlos V. En estas cartas, Cortés describe su viaje a México, su llegada a Tenochtitlán, capital del imperio azteca, y algunos de los eventos que resultarían en la conquista de México. 2. Bernal Díaz del Castillo (Medina del Campo, 1496 – Guatemala, 1584) fue un conquistador español y cronista de Indias. 3. Diego Durán. (Sevilla, 1537 - 1588). Historiador y dominico español conocido también como fray Diego Durán, escritor de una de las primeras obras sobre diversos aspectos de la sociedad mexica, para lo que estudió el náhuatl y consultó un número importantes de testimonios originales, tanto orales como escritos 4. Bernardino de Sahagún es el nombre adoptado por Bernardino de Rivera, Ribera o Ribeira (Sahagún, León, España ca. 1499-Ciudad de México, 5 de febrero de 1590)[1] al hacerse fraile franciscano. Es el autor de un número de obras en náhuatl y español, consideradas hoy entre los documentos más valiosos para la reconstrucción de la historia de México antiguo antes de la llegada de los conquistadores españoles. Análisis. Las distintas crónicas que existen son una guía privilegiada para asomarnos a conocer el mercado prehispánico. Al respecto de esta afirmación vamos a analizar la segunda carta de relación de Hernán Cortes. Así mismo podemos destacar el asombro de autores (incluido Hernán Cortes), ante el tamaño de las plazas y la multitud que allí se reúne. Podemos leer en el texto :“Tiene otra plaza tan grande como dos veces la ciudad de Salamanca, toda cercada de portales alrededor, donde hay cotidianamente arriba de sesenta mil ánimas comprando y vendiendo.” Conocemos muchos de los productos que allí se encontraban. Por ejemplo Cortes describe los hilados de algodón mencionando su diversidad y el orden de los productos “Hay un sitio destinado para los vestidos de los hombres y de las mujeres, y otro para el calzado, realizado con pieles curtidas…”Sabemos que en las primeras décadas después de la conquista no existió ningún cambio en los mercados de la ciudad. El primero fundado por españoles fue el de San Hipólito, un mercado que funcionaba miércoles y jueves. Sabemos que los mercados indígenas de la época prehispánica( cada cinco días) poco a poco se fue ajustando al calendario cristiano y cambio a intervalos semanales menos en comunidades más pequeñas donde continuaron con la antigua costumbre. Los mercados de la ciudad de México quedaron totalmente subordinados a los reglamentos españoles en los siglos XVII y XVIII. Conclusión: Ante la falta de medios visuales, salvo la pintura mencionada anteriormente, las distintas fuentes que hemos señalado destacando la segunda relación de Hernán Cortes son primordiales en las descripciones y conocimiento detallado del mercado azteca. Las descripciones que aparecen describiendo los productos y organización del mercado azteca constituyen una fuente de incalculable valor para el estudio etnográfico de la América colonial. Y constituye un enclave más de máximo interés para la construcción del presente tema. Bibliografía • Los Aztecas bajo el dominio español. (1519 a 1810). Charles Gibson. • Los Aztecas: Un pueblo de Guerreros . Jordi Gussinyer i Alonso.

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?