miércoles, 31 de julio de 2013

La romanizacion en el sur y levante de España

La romanización en el sur y el levante de España hasta época de Augusto.

Aunque la romanización como término moderno no aparece en las fuentes, existió una conciencia por parte de los romanos en los efectos que ejercieron sobre lo indígena. La romanización es una especie de etiqueta para describir la intensidad de la adaptación de las características romanas. Si Roma era consciente de su superioridad y supremacía , también las elites indígenas conscientes de ello, adaptaron intencionalmente su mundo para afianzar su status dominante. Existen diferentes posturas ante la romanización, mientras que historiadores la perciben como un proceso que afecta al periodo delimitado romano, los arqueólogos se muestran interesados en el análisis de tendencias culturales a lo largo del tiempo. La romanización de Hispania posee un rico registro histórico de información arqueológica relativa a época republicana y los primeros tiempos del Imperio. Así como la península ejerció una considerable influencia sobre la actitud adoptada con respecto a otros pueblos en las demás provincias durante el periodo republicano. La romanización en la península no fue un modelo uniforme, los romanos se tuvieron que enfrentar a distintos pueblos dotados de diversos grados de centralización, de tradiciones urbanísticas, religión y cultura imperial. Veamos pues las distintas áreas de la península: A. Los Turdetanos La existencia generalizada en cuanto a la idea de que ante de la presencia de civilizaciones como la romana y cartaginesa el sur peninsular poseía un grado mayor de centralización política que el resto peninsular al denominado entorno llamado Tartesso que concierne a los siglos VIII al VI a.C. Esta tendría una influencia proveniente del entorno oriental en lo que se refiere a la estructura política, urbana y cultural. Posterior a dicho periodo surgiría una serie de entidades políticas de índole regional tras la desintegración de Tartesso. He ahí, donde la fuentes clásicas nos hablan de los Turdetanos dentro de la órbita geográfica-física que se adentra en el Valle del Gudalquivir en su latitud más baja limitando al este con los oretanos. Sobre estos últimos pueblos observamos la clara influencia de procedencia griega tanto en las esculturas zoomórficas, necrópolis y cerámicas,… también de la existencia de su organización política interna. De todo ello poco sabemos de los turdetanos, siendo más pobres que los nombrados hasta el momento pero todo ello puede deberse al exhaustivo estudio de esto en el área de Sevilla y Córdoba. En comparación con los pueblos que habitan al más este, Turdetania estaba organizada en una extensa red de grandes asentamientos urbanos que podrían considerarse en su sentido comparativo como pequeños estados arcaicos. Esta trama se intensifico en época cartaginesa (237-218 a.C) Véase el ejemplo de Tejada la Vieja. B. Los pueblos del noreste. En contraposición y en lo que se refiere al entorno accidental en lo geofísico los pueblos del entorno costero o del interior, del área nororiental dominaban el espacio de gran potencial agrícola, matizando estos últimos. Dichas comunidades poseían las determinadas estructuras urbanas herederas del bronce final entrando solo con los modelos griegos a partir del siglo VI a.c a través de las colonias foceas de Emporion y Rhode . En lo que compete al rendimiento agrícola el nordeste ocupaba una posición no muy agraciada con recurso mineros limitados, aunque estaba expuesto a los influjos culturales del mediterraneo. Surge con ello un patrón de asentamiento menos centralizado y más difuso caso de Ullastret, Burriac y Tarragona… Dichos pueblos estaban organizados en formas de jefaturas más complejas pero la escasez de recursos en el entorno imposibilitaron el dominio a escala regional o de un poder de carácter institucionalizados de igual forma que los existentes en el sur.

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?