miércoles, 3 de mayo de 2017

Que significa Ius Comune


A partir de la  aparición de los ordenamientos jurídicos medievales, desde el legado visigótico, se pueden entender mejor  la recepción del ius comunes.

El objetivo principal de este post es entender la formación de los ordenamientos jurídicos medievales a partir del legado visigótico, del derecho altomedieval y la recepción del ius commnue.




Tras la caída de Imperio, a pesar de que la cultura romana continúa, no podemos negar que se produce una etapa de cambios y convulsión con grandes cambios para la sociedad. Destacando el tema que en este trabajo nos ataña como fue que el derecho se abandona a su suerte. Aunque esto es algo más profundo que se debe analizar con mayor rigor.   Teniendo presente que prácticamente se puede resumir que aparecen dos escenarios, por un lado la Europa latina, denominada como Occidente que se encuentra en una profunda crisis y por otro lado Bizancio que vive, aunque pueda entenderse como algo contradictorio, un esplendor jurídico sobre todo en la época de Justiniano.

Se entiende que el Imperio Bizantino es el “verdadero” propulsor de la tradición jurídica romana pero con matices, como veremos. Teniendo presente que el panorama que se había producido era muy diferente. Tras la caída del Imperio Romano, aparece la formación de reinos germánicos independiente con la amenaza musulmana a partir del siglo VIII y por otro lado el Imperio Binzantino, que se muestra frio e indolente ante los problemas que aparecen en Occidente y se sumerge profundamente en sus asuntos internos. Ahora debemos hacer un pequeño paréntesis para entender la importancia del legado visigótico antes de seguir desarrollando el tema que nos ataña.

La invasión musulmana en el año 711, acabo con el reino visigodo y la concepción de derecho que se había ido creando tras la caída del Imperio Romano. Dentro de la línea que hemos mencionado, durante la Alta Edad Media se había formado un derecho de carácter consuetudinario que formaba las relaciones entre los señoríos tanto laicos como eclesiásticos y las villas o ciudades con la dependencia de los reyes. Sin olvidar el derecho particular, Liber Iudiciorum, que no era más que una compilación de leyes visigodas mandas a organizar por el rey visigodo Chindasvinto. Cuya función era resolver conflictos privados, afianzar leyes políticas y legislativas, lo penal y de lo naturaleza procesal.  No hay que olvidar que los Visigodos eran un pueblo germánico muy romanizado y cuya legislación emanaba directamente del derecho romano. No obstante tras la invasión musulmana, también podemos hablar de un legado visigótico. El derecho visigodo no desaparece aunque quedara abandonado a su suerte. Queda un legado donde convive ese derecho consuetudinario con el Liber iudiciorum, algo que se refleja también en el resto de Occidente y que nos ayudará a entender el ius commune.No podemos negar que la formación de los ordenamientos jurídicos medievales debe entenderse a groso modo entendiendo la unidad que constituye ahora la iglesia y el estado. Ahora existe un predominio simbólico y eclesiástico.



En la Europa medieval, la Iglesia, como estructura de poder también es la encargad de la transmisión no solo de los saberes cultos sino también del Derecho con su “corpus eclesiae”. Esto ayudara a construir una sociedad jerarquizada donde se puede contextualizar el ius commune y más aún entender porque se impuso con tanta prontitud y demasiada facilidad. Y es que en la Alta Edad Media se va abriendo una nueva concepción de derecho que iba alejándose de la verdadera noción romana paro que seguía apoyándose en la mayoría de estructura. El ius commne, fue un derecho común en todas las sociedades cristianas occidentales, aunque que se desarrollará desde distintos niveles y puntos de vista sobre todo cuando hablamos de su aplicación como fuente de derecho. Y es que lo más importante es que a partir de este concepto se fue desarrollando ordenamientos jurídicos distintos y propios en cada sociedad.

¿Se puede definir ius commune como el concepto contrario a iura propia? Sería difícil afirmar esta pregunta con las distintas  características que existen y la complejidad de su difusión. Pero podemos decir que el ius commune es el derecho romano justinianeo, descubierto en Bolonia. Sabemos que quizás lo más importante sea conocer el fenómeno de la recepción del ius comune en Europa y sabiendo que traía consigo principalmente la reivindicación de la postestad legislativa de los reyes.  Este fenómeno histórico que se originó en Bolonia y se expandió por distintos países Europeos incluso en el Imperio Germánico, era una combinación de derecho romano justinianeo, derecho canónico, y derecho feudal entre otros. La elaboración del ius commune y su primera difusión se dio en los siglos XI-XII. Ahora después de toda la Alta Edad Media sin hacerse objeto de estudio del Derecho, empieza a estudiarse los textos originales de Justiniando, base del ius commune.

Es ahora, a partir de la enseñanza que se difundo desde Bolonia sobre el derecho, cuando se empiezan a estudiar los textos de Justiniano aunque muy poco a poco y con cierta limitación. Pero tuvo gran repercusión tanto que esa estructura permanecerá hasta el siglo XIX. Sin olvidar que sufrirá modificaciones, simplemente porque no se pude nunca comparar las distintas épocas sucesoras con la edad media. En la edad media apenas se pueden identificar tratados que nos traten directamente de la jerarquización. Sabemos que su justicia era divina…. ¿Pero cómo establecen su participación los hombres en ese derecho? Tenemos constancia de los cambios que se produjeron en la Edad Media y lo que pudo significar la formación del ius commune en Bolonia.

La aplicación como fuente del derecho del ius commue, en las diferentes sociedades o países occidentales no dio lugar a un contexto muy diverso. Se formó diferentes ordenamientos jurídicos propios que podría incluso entenderse como algo contradictorio al carácter «común» del ius commune. Los juristas de distintos orígenes abordaron la escritura jurídica de distinta forma a pesar de que su principal origen fuera el ius commune. Su denominador común era que se iba alejando del derecho romano y del derecho canónico, en realidad, y tal como hemos mencionado. Sin olvidar que las ideas del ius commune principalmente originaron el renacimiento de la potestad legislativa de los reyes.

La ius commnue, se centraba, aunque con diversos contenidos, en realizar un cuerpo de derecho para hacer efecto solemne sobre la “legalidad del reino” y su monarca. Al perfil creado en la alta edad media del rey-juez se agregaba ahora su otra faceta de legislador. Y esto es el punto más importante de esta tendencia jurídica que fue implantándose. Ahora igual que los emperadores romanos, los reyes legislaban gracias a una disociación producida por el concepto de justicia divina encarnada en la figura real y a través del ius aequum. La idea fundamental era otorgar dignidad regia al Rey y situarlo por encima de los señores feudales. Aparece una nueva cultura jurídica pero… ¿Entendemos porque tuvo tan buena recepción?

En primer lugar en Bolonia se produjo un contexto muy favorable para su difusión. Se entendía que quién contara con conocimientos jurídicos “boloñeses”, era considerado como un jurista con saber técnico y especializado de gran conocimiento. Ese sistema jurídico  se difunde en cátedras universitarias y en libros escritos en latín e impresos en Bolonia, Venecia, Génova, Lyon, Frankfurt, Amberes, París, etc... Es decir, por toda Europa. Cualquier jurista formado en Bolonia tenía las puertas abiertas al éxito en cualquier administración pública, tribunales de justicias, sedes episcopales o en las mismas cortes de los reyes. El éxito se multiplicaba en una sociedad y contexto histórico como fue los siglos XII y XIII donde los juristas formaron una pieza clave en las nuevas administraciones y eran muy demandados.

Se tenía que encontrar la solución a nuevos problemas surgidos de una incipiente sociedad urbana. Problemas que eran imposible resolver con el derecho feudal. Por ello se puede entender que esto junto a la necesidad de recalcar a la figura del rey, dieran el contexto necesario para el éxito de la difusión del ius aequum. El derecho que más se adaptaba a las nuevas soluciones requeridas fruto de un nuevo contexto económico y social, era el derecho romano y canónico. Bolonia depuro a los viejos juristas que no daban solución a las nuevas problemáticas. Muchos países Europeos también tuvieron que adaptarse a este nuevo contexto. Entendiéndose que una misma cultura jurídica persistirá en toda Europa desde el siglo XII hasta el siglo XVII aproximadamente que se romperá con la ilustración.

El "ius commune" dominará  la cultura jurídica europea…en una época donde los reyes escuchan a los juristas y sacan leyes directamente de sus doctrinas.


























No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?