jueves, 1 de agosto de 2013

Resumen del Texto: Historia y teoría de la sociedad: Del giro culturalista al giro lingüístico. Miguel Ángel Cabrera Acosta El tema principal del texto es el estudio de la evolución reciente de la teoría de la sociedad durante las dos últimas décadas, en el campo de los estudios históricos, que el autor considera una tarea difícil por la proximidad de la fecha. En concreto, quiere hacer una reflexión y discusión que aborde si realmente existe una nueva teoría de la sociedad o sin embargo se trata de una prolongación de teorías precedentes. Los antecedentes los encontramos en las condiciones creadas por la historia social y por dos principales corrientes el materialismo histórico y la escuela de Annales que nacen como reacción a un historicismo tradicional. Los historiadores sociales levantan un nuevo ejemplo teórico basado en el concepto de sociedad, donde la conciencia de los individuos no es una creación racional y autónoma sino el reflejo subjetivo de sus condiciones sociales. Se sabe que la historia social fue objeto de una intensa reformulación donde aparece la cultura que se convierte en una instancia coproductora de las relaciones sociales y recreadoras de las condiciones estructurales. Como resultado fue el surgimiento de la historia sociocultural. En este sentido mencionamos la formula thompsoniana de que no hay clase sin conciencia de clase. En términos historiográficos hay que mencionar que el ajuste entre intereses y conciencia no es espontáneo. Pero por otra parte el causalimo social no será nunca abandonado. En los últimos años el panorama ha empezado a cambiar con un nuevo marco teórico cuya perspectiva aun no está consolidada. Han ido apareciendo una serie de elementos que sienta las bases en una nueva teoría de la sociedad. Entre esos elementos se incluyen desde síntomas de insatisfacción, intuiciones o sugerencias a reflexiones teóricas, conclusiones empíricas, conceptos novedosos, numerosas reinterpretaciones históricas y propuestas alternativas. Elementos que se encuentran en obras de Historiadores como Keith M. Baker, Patrick Joyce, Richard Biernack, W. Scott, William H. Sewell, James Vernon o Margaret R.Somers. A este tipo de historia la denomina el autor Nueva Historia que tiene su origen en las críticas a que han ido sometiendo, durante los últimos años, tanto el modelo dicotómico y objetivista como el concepto de causalidad social. Y como punto de partida ha sido la puesta en duda entre el nexo existente entre realidad social y conciencia sea de carácter causal. Lo que los nuevos historiadores argumentan es que la conexión entre la conciencia de los individuos y su contexto social no sólo es más compleja, sino que de naturaleza completamente distinta a la supuesta durante mucho tiempo. Su objeción fundamental es que aunque entre subjetividad y condición social existe siempre un nexo, este es meramente material o físico. Las condiciones sociales imponen límites materiales a las acciones. Ahora bien surge la necesidad de formular una nueva teoría que se detenga a reflexionar sobre el origen de la conciencia y es en este punto donde aparece la matriz categorial heredada. La nueva historia también sostiene que es necesario adoptar un nuevo concepto de lenguaje. Es necesario distinguirlo ente noción convencional de lenguaje como medio de comunicación y noción de lenguaje como patrón de significado. Esta afirmación constituye una de las novedades más importantes. La teoría de la sociedad de la nueva historia deja de ser considerada como un atributo que los hechos reales y sociales poseen y pasa a considerarse como una cualidad que éstos adquieren al ser dotados de significados por una matriz discursiva. La realidad ya no es una entidad objetiva, sino simplemente un conglomerado de hechos sin significado propio y sin capacidad para determinar el comportamiento de los individuos. Esta teoría entraña un nuevo concepto de sujeto que no es un reflejo de las condiciones sociales, ni su subjetividad sino el resultado de la mediación lingüística entre los individuos y su contexto social. La nueva historia admite que el contexto social ejerce presión sobre los individuos mediante el discurso que motiva a su acción. Por último mencionar que el autor reflexiona que la mutación teórica descrita no es más que un ataque idealista contra la historia materialista y que no entraña novedad alguna. Es decir no se trata de una auténtica ruptura teórica.

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?