miércoles, 31 de julio de 2013

Resumen del libro C. Malamud

Comentario de texto :CAPÍTULOS SOBRE SOCIEDAD (LIBRO C.Malamud)


 Introducción: 


 El autor Carlos Malamud repasa el conjunto del continente, con aproximaciones cronológicas diferentes, siendo la más destacable la inclusión de todos los imperios europeos durante el período colonial, aunque más centrado en el español y portugués, y la apuesta por América Latina en los siglos XIX y XX. En sus páginas da las principales claves para entender una realidad compleja y diversa. Esta obra esta beneficiada por su doble nacionalidad, española y argentina, lo que permite tener una doble perspectiva.

Carlos Malamud, es profesor de Historia de América de la Universidad Nacional de Educación a Distancia e Investigador Principal para América Latina del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos. Ha sido investigador Di Tella de Buenos Aires. Entre 1986 y 2002 ha dirigido el programa de América Latina del Instituto Universitario Ortega y Gasset, del que ha sido su subdirector.

Resumen: 


Ahora vamos a realizar un breve resumen donde vamos a destacar las principales ideas y aportar más conocimiento sobre el mismo. Según Malamud La sociedad colonial se conformo como resultado de la convergencia de experiencias diversas donde el periodo de descubrimiento y de conquista va a marcar sus principales características. Como afirma Malamud “ni los proyectos de la administración coloniales ni los de la administración religiosa estuvieron en condiciones de modelar la sociedad americana” pero aún así constituye la base de la evolución posterior.


 La población originaria indígena partir del siglo XVI y de la primera mitad del XVII se encontraba en retroceso y arrinconadas en corregimientos o reducciones, se le sumaria población blanca y negra para cubrir esos huecos, Por otra parte hay que destacar que aquellos emigrantes españoles que no habían participado en la conquista se introducen en la sociedad colonial a partir de su vinculación a la actividad urbana, la sociedad colonial institucionada comenzó a separar la comunidad blanca de la india, ya durante el reinado de Felipe II se quiso estructurar la sociedad colonial sobre bases duales, aparece la “república de Indios” y “república de españoles” que fue un intento de segregación. 

Autores como Carmen Bernand y Serge Grunzinski han señalado que tal segregación era imposible por varios factores como desplazamientos de pueblos indígenas, división del trabajo, intercambios comerciales, la circulación de mercancías, nuevos cultivos, las manufacturas y las minas. Existen teorías diversas sobre las características de la sociedad colonial. Unas hablan de una sociedad de castas fuertemente compartimentada, con divisiones entre blancos e indios. Otras apuntan a una sociedad feudal basada en el trabajo servil de los indios y de las encomiendas. Hay que añadir que la contradicción entre criollos y peninsulares, clave de muchas interpretaciones. Ricardo Levene sostiene que los territorios indianos no eran colonias sino otros reinos, equivalentes o iguales a los peninsulares y que no existió una situación de subordinación territorial.

 Pero como afirma el autor todos los modelos pensados para definir la sociedad colonial no se adaptan a la realidad americana. En los territorios controlados por Españoles, existe una sociedad compleja integrada por europeos e indígenas, esclavos negros y mestizos, cuyo papel dominante lo ejercen los españoles, europeos o criollos. En general como señala el autor, nos enfrentamos a una sociedad de Antiguo Régimen, de súbditos del rey, a una sociedad corporativa donde el lugar del individuo esta postergado por las corporaciones y grupos. Hasta 1542 donde se prohibió las encomiendas, los encomenderos y sus sucesores, los beneméritos, dominaron los estratos sociales más altos y estaban empeñados en reconstruir una orden feudal. Junto a los encomenderos se encontraba la nobleza indígena, descendientes de familias reales, que seguían teniendo un lugar destacado.

Con el tiempo mineros y mercaderes enriquecidos se fueron vinculando a los encomenderos. En nivel inferior, pero no marginal, estaba el clero y el funcionariado, cuya función social se vio reforzada en el reinado de Felipe II. La creación de los virreinatos de México (1535) y Perú (1543) permitió consolidar las cortes regionales en torno a los virreyes. Pese a sus semejanzas, los dos virreinatos tenían sus diferencias. Después de la fase de conquista, la sociedad colonial empezó a adaptarse a cánones peninsulares. El proceso de consolidación social tuvo importantes diferencias cronológicas.

Por ejemplo, las sociedades del Caribe tenían gran ventaja respecto a México. Los tres pilares de la sociedad hispana fueron la encomienda, la ciudad española y la exportación de productos locales, básicamente mineros. La ciudad era el lugar de residencia de la mayoría de españoles, entre los más ricos o principales. Era un medio occidentalizado, donde el control del territorio era facilitado por el cabildo, cuya jurisdicción superaba los límites urbanos, de ahí la estrecha vinculación de ciudad y encomienda. Cada encomendero controlaba el grupo de indios desde la ciudad y cobraba su tributo, como consecuencia directa eran ellos lo que controlaban el cabildo. Las primeras ciudades, como las de México y Perú, se levantaron en lugares de abundante población indígena un factor que daba valor a una zona. Sin embargo existieron también fundaciones basadas en otros factores como cercanía a zonas mineras (Potosí, Durango entre otros) o donde contaban con puertos (Veracruz o Cartagena).

En poco tiempo se incremento la actividad urbana, ya en 1574 había 225 ciudades y villas en el Imperio español. La ciudad colonial va a ser el centro de la vida social, económica y religiosa…etc. donde el prestigio de las autoridades dependía de las categorías de la ciudad y sus instituciones. Las grandes ciudades como México y Lima, fueron sede de la corte virreinal, de la audiencia y cabeza del arzobispado, también estaban las universidades.

 El modelo social de los encomenderos tuvo sus límites rígidos y delimitados por el número de indios capaces de ser encomendados y por limitación como grupo debido a la Corona. Si sobresalen en algo, se puede decir que fueron el centro de la actividad local, aunque existían otros grupos emergentes como los artesanos, profesionales y los funcionarios. Con la llegada de nuevos inmigrantes de origen peninsular se va a acusar aún más la complejidad de la sociedad. Los hacendados o grandes propietarios fueron un grupo más heterogéneo, aunque su origen se encuentra en los primeros encomenderos lograron apropiarse de vastas extensiones. Los latifundios se convertirían en la base del poder. La cooptación se iría a convertir en el mecanismo para mantener el poder de las oligarquías, base de un mundo jerarquizado.

La iglesia también jugará un papel fundamental en el mecanismo de cohesión social con la transmisión de la fe. Las jerarquías sociales peninsulares se trasladan a Indias. La nobleza española seguía contando en las colonias, donde también tenían valor sus títulos, no olvidemos a Hernán Cortés. Los altos cargos de la administración colonial se instalaban en las ciudades, la administración colonial no existía fuera de la urbe. Aunque la realidad social en zonas centrales y periféricas era similar, en estas últimas existía un grado de mayor marginalidad proporcionada a la falta de recursos.


A partir de 1570 los indígenas adoptaron el modelo de gremios, cofradías y hermanadas. A lo largo del siglo XVIII el peso de las cofradías entre las comunidades indígenas fue muy destacado. Junto a los tres principales grupos cabe destacar otros producto de entrecruzamiento étnico como mulatos y mestizos, A finales del XVII y XVIII el termino mestizo se extenderá por doquier para designar a indios que abandonaban sus comunidades rurales de origen y se establecían en ciudades. Los negros fueron pieza clave en las ciudades española, desempeñando tareas al servicio de españoles de cierta responsabilidad. Al igual que los europeos, su sistema inmunológico los hacía más resistentes a las enfermedades importadas del nuevo mundo. Muy pronto los esclavos pudieron emanciparse con la consecuencia directa del desarrollo de un grupo de negros y mulatos libres que se integraron a la vida urbana.

 La periferia de la ciudad también va dar tipos y figuras marginales. A partir del XVI comenzó a crecer el número de vagos, personas que quedaron al margen de la sociedad. Se reunían en bandas y su actividad eran fuentes de preocupación para las autoridades coloniales. Los esclavos negros huidos solían refugiarse en el monte o lugares aportados agrupados en comunidades o palenques. Mientras que los centros mineros vivían al margen de las ciudades, lejos de ellas los convertían en centros peculiares con una sociedad transeúnte.

Las minas demandaban una cantidad estimable de mano de obra fija y especializada cubierta con trabajadores indígenas desplazados de lugares remotos por lo que la mina se convertía en el lugar idóneo para su integración en la sociedad. Si existió una separación entre españoles y indios, no impidió que muchos indígenas se incorporasen al mundo hispano además fueron protagonistas de las transformaciones culturales pertinentes. En algunas ciudades construidas sobre sus precedentes indígenas como México y Cuzco, vivían con su organización precolombina importantes grupos indígenas. En otras de nueva planta, como Puebla, se instalaron nutridos contingentes indígenas, aunque provenientes de las más diversas comunidades del país, dándoles un típico aluvional. Existió un control blanco sobre la vida política, económica, justicia, cultural y religión, firme. Desde controlar el trabajo indígena, con diversas instituciones como la encomienda o la mita. Recordemos que La corona intento limitar el poder de los encomenderos grandes beneficiarios de las mercedes de tierras.

Existieron además sociedades indígenas no hispanizadas que mantenían estructuras sociales precolombinas sobre todo fuera de las ciudades y en minas, pero sin olvidarnos que la condición de los indígenas estaba determinada por la condición y estatus jurídico social de los conquistadores. Según Lockhart, tiene más efecto cultural que social. Los indígenas locales a lo largo del siglo XVI vieron afectada su vida cotidiana. Es decir en lugar de dedicarse a construir templos para sus dioses, ahora construían iglesias católicas, empleaban utensilios de acero y dinero español aunque siguiesen teniendo caciques al frente de sus comunidades. Por otro lado el principal cambio en las relaciones sociales fue la desaparición de la esclavitud entre los indios, consecuencia del fin de las guerras entre pueblos aborígenes. Una consecuencia de la polémica sobre la condición de los indios fue su consideración de menores de edad, es decir eran considerados como gente sin juicio que necesitaba protección. (una protección frente a sus bienes comunitarios, ambicionados por encomenderos, mercaderes y cualquier otro agente económico con algún punto de contacto con la sociedad indígena. Va a favorecer el desarrollo de dos sociedades diferentes,

 La bipolaridad colonial se expresaba de numerosas maneras: indios y españoles o mundo agrario y mundo urbano. La mayoría de la población indígena vive del campo, mientras que los blanco se establecían en ciudades. En el mundo rural los indios viven en comunidades que eran las propietarias de las tierras y el mejor vehículo para mantener la cohesión étnica y cultural. Fue dentro de las comunidades, donde la republica de los indios, adquirió sentido, donde encontramos un sistema de cargos propio de las sociedades indígenas con sus caciques y consejos de ancianos. En torno al perímetro de los pueblos estaban las tierras de resguardo, cedidas a la comunidad con perpetuidad. Divididas en tres partes, una destinada a producir a la comunidad, otra para cultivos comerciales y la última, pastos.Hacia 1560, la autoridad de los caciques se compartía con los corregidores de indios, funcionarios de la administración colonial que ejercían su cargo durante dos o tres años. Para gobernar los vastos rurales en que se asentaban las comunidades indígenas, administrar justicia en nombre del rey y cobrar el tributo, que solía ser recogido por los caciques.

 Bibliografía: 


 • Índice de HISTORIA DE AMÉRICA. Alianza Editorial

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?