miércoles, 31 de julio de 2013

DISCURSO DE BABEUF A LOS PLEBEYOS (RESUMEN) Por Enrique González Calleja Hemos de pensar que los aconteceres históricos indiferente el momento en que se produzca el milenio, siglo, año, mes, día u hora siempre ha poseído un soporte y una materialidad que ha hecho posible el hecho, pues sino la inercia no podría tirar de un carro sin mulos. El soporte hace referencia al grupo humano determinado junto con la materialidad que son las que perpetuán su objetivo de muy diversa naturaleza pero ¿sobre qué? podríamos llamarlo de mil formas, por ejemplo, un ideal revolucionario, una asalto a una fortaleza, un derrocamiento de un régimen indiferente si este fuese, déspota, monárquico, republicano,… Pocas veces se han escuchado alguna que otra vez en la historia una misma rebelión realizada por la plebe y me quiero referir que para un proceso histórico que hace cambia el curso de los acontecimientos, un caso esporádico se dio en la época clásica con la rebelión de los esclavos a manos de Espartaco, aunque ahora no se sabe si todo lo que nos contaron no tiene algún que otro trasfondo político, pero eso es pura hipótesis. Por eso el hecho económico prevalece por encima del ideológico, pese a que muchas veces lo olvidemos, ya que son gentes con poder quienes realizan tales hazañas no sin olvidar sus cualidades de formación en algún que otro campo de la política, de lo militar, … o quien sabe si no. Quiero decir con esto que a lo largo de toda la historia universal las masas han sido utilizadas para los fines políticos de otros bajo grandes eslóganes y promesas que harían fomentar una verdadera hipocresía que solo crearía de nuevo un “neo despotismo” bajo otros tiranos. La ascensión al poder hace de nuevo aparecer un enriquecimiento económico por parte de los nuevos gobernantes. Esto solo conduce a una línea desorbitadas de propuestas y sus respectivos proyectos que no logran el consenso, ni tampoco se llega al diálogo donde impera la violencia con el afán y la lucha por el poder de los extremos opuestos movidos por los que mueven los hilos de sus intereses personales dentro de lo político, económico,… bajo la línea que enardecen al mencionar palabras de libertad, igualdad, fraternidad, democracia, constitución,… entre las intrigas y las conspiraciones imposibilitan el funcionamiento general de un país. El caos y el continuo malestar se muestra entre los que ejercen estas acciones pues posteriormente se ven abandonados sin verse cumplidas las promesas prometidas. Por esa razón el epígrafe hace alusión a lo que denomina “Manifiesto a los plebeyos” y no menciona ningún termino a los derivativos de nación, nacional,… sino de una parte que la inmensa mayoría de la población en lo que se refiere a lo popular es quien haría influenciar posteriormente en la consecución de la aparición de las ideologías marxista o “socialismo científico” ya que tendríamos que hace balance en dicha influencia y más cuando surge siendo a finales de la década de los años cuarenta del siglo XIX ya que afianzados los perpetradores del nuevo régimen que derrocaron al Antiguo, matizando no completamente extinguido, pues prevalece una dicotomía que desaparece definitivamente en la década de los setenta u ochenta de dicha centuria, las masas estarían bajo otro despotismo siendo ahora el burgués. Enrique González Calleja

No hay comentarios:

¿Te ha resultado amena la entrada del blog?